Calidad del aire interior – CAI

El aire que respiramos debería importarnos tanto como los alimentos que consumimos como la calidad del agua que bebemos.   Sobre todo en nuestro modo de vida actual en el que pasamos muchísimo tiempo en ambientes interiores, como por ejemplo, oficinas, colegios o gimnasios.  En países industrializados se estima que pasamos entre un 60-80% de nuestro tiempo en espacios cerrados, por lo que una mala calidad del aire interior puede tener efectos muy negativos sobre el bienestar y la salud de las personas.

Agentes químicos como contaminantes del aire interior

Estas sustancias contaminantes del aire interior pueden provenir de muchas fuentes distintas, pero algunas de las más frecuentes son de tipo químico. A continuación enumeramos algunos ejemplos de agentes contaminantes de origen químico:

  • Materiales de construcción y de decoración.
  • Mobiliario.
  • Fuentes de combustión interiores, como por ejemplo, calderas, cocinas de gas, estufas de butano, chimeneas de leña o braseros.
  • Productos de limpieza e insecticidas de uso doméstico.
  • Impresoras y fotocopiadoras.
  • Radón.
  • Humedad relativa.

Agentes biológicos como contaminantes del aire interior

Pero no únicamente la calidad del aire interior puede verse mermada por la presencia de contaminantes químicos en el aire, también pueden jugar un papel importante contaminantes biológicos y también de origen físico.   Los agentes biológicos en los ambientes interiores son básicamente microorganismos o fragmentos de los mismos, toxinas y partículas de origen biológico.  La contaminación biológica se transmite principalmente por aerosoles o bioaeroles a través del aire y puede causar 3 tipos de patologías que podríamos agrupar de la siguiente forma:

  • Enfermedades infecciosas, como por ejemplo, brotes de legionelosis asociados a sistemas de agua caliente sanitaria.
  • Enfermedades alérgicas, como por ejemplo alergia a los ácaros o a determinados tipos de hongos filamentosos.
  • Enfermedades tóxicas, por ejemplo asociadas a la presencia de micotoxinas en le aire interior.

Exposición a agentes físicos

Cuando nos referimos a agentes físicos en el contexto de calidad del aire interior hablamos principalmente de 3 tipos de origen:

  • Energía mecánica, como por ejemplo el ruido o las vibraciones.  La velocidad del flujo del aire también provocado por la ventilación y climatización de los ambientes interiores también son agentes físicos importantes en la calidad del aire interior.
  • Energía electromagnética, como las condiciones de iluminación de espacio cerrado. Pero también fuentes de luz infrarroja, ultravioleta o radiaciones ionizantes, como rayos X son agentes físicos que pueden afectar negativamente a nuestra bienestar.
  • Energía calorífica, es decir, la temperatura del ambiente cerrado, que puede ser percibida como calor o frío por sus ocupantes.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Redimensionar imagen