Consejos para evitar las intoxicaciones alimentarias este verano

El verano es para descansar y disfrutar.  A continuación mostramos unos consejos que nos van a permitir evitar caer enfermos este verano debido a una indeseada gastroenteritis.

  • Empieza a cocinar con la cocina limpia:   La limpieza y desinfección de las superficies de la cocina y de los utensilios son muy importantes para evitar las intoxicaciones alimentarias.   Si no limpiamos y desinfectamos con regularidad nuestra cocina se pueden crear ambientes favorables para el crecimiento de microorganismos indeseados, sobre todo en utensilios y tablas de madera.  Algunos de los lugares con más probabilidad de esconder gérmenes son la nevera, los cajones de la carne y la verdura del refrigerador, el abridor de latas,  el vaso y las juntas de la licuadora/batidora y los recipientes de plástico tipo tupper.
  • Almacena y descongela los alimentos de forma segura:   Es muy importante que los alimentos perecederos sean llevados a casa directamente desde el supermercado y sean refrigerados o congelados rápidamente.  Evita que queden dentro del coche expuesto al sol, ya que podrían alcanzar temperaturas que favorecerían el rápido crecimiento de los microorganismos.
  • Nunca descongelar alimentos a temperatura ambiente:  Descongela en el microondas siempre y cuando el alimento vaya a ser cocinado a continuación.  Si no, la forma correcta de descongelar es en refrigeración durante las horas que sea necesario.  Así se evita exponer al alimento a temperaturas peligrosas que pueden favorecer el crecimiento de microorganismos.

Cuanto más tiempo pase el alimento en la denominada ZONA DE PELIGRO, que va de 5 – 60ºC, más probable es que los microorganismos que lo contaminen crezcan hasta alcanzar niveles peligrosos para la salud humana.

La mayoría de las carnes congeladas pueden ser cocinadas directamente, sin descongelar, aunque hay que tener en cuenta que necesitan un 50% más de tiempo para cocinarse correctamente.

La temperatura mínima segura de cocinado de un alimento es de 60ºC en el interior del mismo, no en superficie.   Tener en cuenta este consejo es importante, sobre todo para el cocinado de carnes.  Es muy recomendable el uso de un termómetro de cocina certificado para el control de la temperatura interna del alimento.

 

 

  • Mantén los alimentos calientes, calientes, y los fríos, fríos:   Las bacterias pueden desarrollarse muy rápida en la zona de peligro,        entre los 5-60ºC.
  • Evita la contaminación cruzada: Las bacterias se pueden propagar fácilmente de un alimento a otro a través jugos, manos o utensilios que gotean.  Es muy importante no utilizar los mismos utensilios, como platos o cuchillos, entre alimentos crudos y ya cocinados.

Esta imagen ilustra perfectamente el concepto de contaminación cruzada, en este caso contaminación cruzada indirecta, ya que lo que se contamina es la tabla de madera y el cuchillo usados para cortar el pescado inicialmente. Si no se limpian y desinfectan, los microorganismos presentes en el pescado pasarán a la ensalada, que va a ser consumida en crudo, sin cocinar.  Como resultado, estaríamos consumiendo una ensalada contaminada con microorganismos del pescado, que podrían originar una intoxicación alimentaria.

La contaminación cruzada entre alimentos puede ocurrir de manera directa también, al guardar alimentos crudos en contacto con cocinados. O alimentos crudos junto a alimentos crudos también pero que vayan a ser consumidos en crudo, como por ejemplo, la fruta.

  • Guarda los alimentos perecederos correctamente:  Coloca los alimentos perecederos, como frutas cortadas, ensaladas y carnes, en recipientes individuales en la zona baja del refrigerador, separados del resto de alimentos.  Esto proporciona el mejor aislamiento de este tipo de alimentos, evitándose la contaminación cruzada.
  • Transporta de forma segura tus alimentos durante un viaje en coche:  Para evitar contaminación mientras se viaja con alimentos, es muy recomendable realizar el transporte de carnes crudas en una nevera portátil aparte, separada de los alimentos listos para consumir.  Durante los meses calurosos de veranos, es mejor colocar las neveras portátiles en los asientos traseros del coche, siempre que sea posible, en vez del maletero caliente.
  • No prepares alimentos cocinados con más de un día de antelación si no los vas a congelar:  Cocinar los alimentos con muchos días de antelación da más tiempo a los gérmenes para crecer sobre nuestra comida.  Siempre es más seguro cocinar en el momento de consumir, pero esto no es siempre posible.  Cuando se recaliente un alimento cocinado anteriormente, es necesario alcanzar los 75ºC para matar microorganismos.
  • Ten en cuente la regla de 1 hora:  La regla la hora consiste en no consumir alimentos perecederos que hayan estado expuestos más de una hora a temperaturas ambientales de 30-32ºC.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Redimensionar imagen