Tasa de mortalidad del SARS-2-CoV – COVID 19

Lo más preocupante de toda enfermedad, sea cual sea su etiología, es sin duda la tasa o porcentaje de mortalidad que muestra sobre una  población determinada. Esto también es así para el nuevo coronavirus SARS-2-CoV – COVID-19.  En primer lugar, vamos a definir lo que es la tasa de mortalidad que, como hemos comentado anteriormente, es el porcentaje de la población que fallece a causa de una enfermedad en un determinado periodo de tiempo.  La tasa de mortalidad se puede calcular de forma bruta, es decir, teniendo en cuenta la totalidad de la población. También se puede expresar de forma específica, agrupando la población por diferentes parámetros, como por ejemplo, edad o sexo.

La tasa de mortalidad bruta del COVID-19 es uno de los parámetros epidemiológicos que el Ministerio de Sanidad ha estado publicando los últimos 15 días.  Y, gracias a esto, hemos podido comprobar que no es un parámetro fijo en el tiempo, que cambia durante el avance de la epidemia.  A continuación ofrecemos la tabla de datos de la tasa de mortalidad para COVID-19 en España desde el 1 de Marzo hasta hoy.

[embeddoc url=»https://biosait.com/wp-content/uploads/2020/03/Evolucion-tasa-mortalidad-SARS2_CoV.pdf» download=»all» viewer=»google»]

A fecha de hoy, 16-03-2020,  en España se sitúa en el 3,4%. Pero, ¿en cuánto se ha cuantificado la tasa de mortalidad en otros países afectados por la pandemia? Los datos, calculados a partir de la información ofrecida por la web de la Universidad John Hopkins en 15/03/2020, aparecen en la siguiente tabla:

PaísTasa de mortalidad, en %
China3,95
Italia6,81
Irán4,80
Corea del Sur0,89
España3,70
Alemania0,19
Francia2,03
Reino Unido1,84
Noruega0,28
Suecia0,21
Dinamarca0,12
Bélgica0,59
Estados Unidos1,93
Japón2,85

Llaman mucho la atención la tasa de mortalidad de Italia, por elevada, y las de Alemania y Dinamarca, por bajas.  ¿A qué se pueden deber estas diferencias en la tasa de mortalidad para el COVID-19 entre países? Existen varías posibles causas, todas ellas hipotéticas:

  1. La tasa de mortalidad en los distintos países corresponde a fases distintas de la evolución de la enfermedad por coronavirus SARS-2-CoV.
  2. Es muy probable que exista un sesgo que afecte al cálculo de la tasa de mortalidad debido a que no se están diagnosticando casos asíntomáticos o/y leves .  Este factor eleva la tasa de mortalidad claramente.  La falta de diagnóstico puede deberse a la no realización de los test por RT-PCR, por ejemplo.  Respecto a este aspecto, la Comunidad de Madrid, por ejemplo, va a empezar a contabilizar todos los casos compatibles con la infección de COVID-19 como positivos, a pesar de que no se van a realizar las pruebas.  Debido a esto, la tasa de mortalidad en la Comunidad de Madrid bajará y, con ella, la global de nuestro país. No olvidemos que la mayoría de casos  de COVID-19 se están dando en dicha comunidad autónoma.
  3. El virus se muestra más agresivo con la población mayor o/y con patologías previas.  La población española es una de las más longevas del mundo, así que se vería más afectada que otras de nuestro entorno.
  4. Aspectos como la disponibilidad de equipos de ventilación médica o de fármacos antivirales podrían influir en la tasa de mortalidad de la enfermedad.
  5. Una tasa de mortalidad elevada podría deberse a que el sistema sanitario esté estresado y no puedan tratarse a los pacientes más graves.  Hoy mismo, en su actualización número 46 sobre la enfermedad, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad ha hecho públicos unos datos muy interesantes al respecto:
      • El 58% de los pacientes de COVID-19 son atendidos en sus domicilios.
      • El 37% de los pacientes son hospitalizados.
      • El 5% de los pacientes necesitan hospitalización en la UCI.

La Organización Mundial de la Salud – OMS publicó en 2012 su informe sobre estadísticas de la salud en el mundo, disponible aquí. En él se caracterizan los distintos sistemas sanitarios mundiales dando como indicador, por ejemplo, el número de camas de hospital disponibles en el país.  Alemania, por ejemplo, dispone de 29 camas por cada 100.000 habitantes, frente a las 9 de España.   España dispone, según la OMS en el citado informe, de un total de 124.194 camas.  El Ministerio de Sanidad también publica el total de camas de hospital disponibles en España y las cuantifica en 112.000 camas.  De UCI tenemos 4479 según la OMS en su informe, lo que sólo por enfermos de coronavirus y usando los datos de hoy 16-03-2020, el 3% de las camas de hospital convencionales del España están siendo usadas y el 11% de las de UCI.

Todavía desconocemos la duración de la enfermedad por coronavirus pero se estima que puede durar entre 10 y 30 días en los casos más graves.  Esto implica un tiempo de hospitalización muy prolongado, tanto de pacientes menos graves como en las UCIs, en el que se irán sumando los nuevos casos y otros pacientes no afectados por COVID-19 que también necesiten estar en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Es imprescindible seguir el confinamiento para mitigar la epidemia y seguir las normas del Ministerio de Sanidad para evitar el contagio de manera estricta. Sólo así conseguiremos reducir la curva epidémica y mantener nuestro sistema de salud eficaz.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Redimensionar imagen